Coger a tus hijos en brazos: falsos mitos

Imagen Post coger en brazos, falsos mitos

Coger a tus hijos en brazos: falsos mitos

El tema de coger a tus hijos en brazos se ha debatido mucho entre profesionales y padres. Por todos es famosa la frase “no cojas a al bebé en brazos que se malcría”. Esta afirmación no tiene nada de cierta, ya que por ejemplo con los bebés que aún no caminan es necesario para infinidad de cosas como darles de comer, Además, no se basa en ninguna evidencia científica; es más, ocurre al contrario, no coger al bebé podría ser perjudicial para su desarrollo psicológico, asi que hoy vamos a tratar el tema, cojer a tus hijos en brazos: falsos mitos.

Teoría del apego

Desde hace décadas, se conocen los efectos del déficit de contacto físico en bebés, especialmente en orfelinatos y en bebés ingresados. Se conoce como la Teoría del Apego, (de la cual hablamos hace unas semanas) desarrollada por autores como John Bowlby, Harry Harlow, Mary Ainsworth, entre otros. El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño/a con sus cuidadores y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. Habla de la necesidad de bebé de estar próximo a su madre, de ser acunado en brazos, protegido y cuidado.

Primeros años de vida

Las áreas del cerebro que en el futuro serán responsables del comportamiento social, la regulación emocional, el afrontamiento al estrés se desarrollan durante los tres primeros años de vida. Según hayan sido sus cuidados, lo harán normalmente o de forma deficitaria con implicaciones en su conducta social y su salud mental futura. Las primeras fuentes de placer son el olfato, el tacto y el oído. Sentirse amorosamente en brazos del progenitor es el estímulo más importante para el desarrollo. Las caricias ayudan a regular el sistema nervioso del bebé. También son importantes las miradas.

Es cierto que los extremos no son buenos, tan malo es el dejar al niño llorar sin consuelo como el exceso de protección. Poco a poco los niños que ir aprendiendo a ser independientes y autónomos, sabiendo que siempre allí estará un adulto referente que le cuidará y apoyará, dándole la seguridad que necesita.

Conclusión

No te prives, ni prives a los demás de coger a tu bebé, que el tiempo pasa muy deprisa y los peques crecen demasiado rápido. Cuanto más afecto reciban, más felices serán. Nos vemos la próxima semana con más consejos.

No Comments

Post A Comment