Aprende a distinguir el apego seguro del inseguro

Imagen del Post apego seguro e inseguro

Aprende a distinguir el apego seguro del inseguro

Todos conocemos la existencia del apego, pero a veces nos es complicado como padres establecerlo correctamente y diferenciar entre apego seguro e inseguro. Por ello os vamos a contar un poquito más sobre ello.

¿Qué es el apego?

La teoría del apego describe la dinámica de largo plazo de las relaciones entre los seres humanos. Su principio más importante declara que un recién nacido necesita desarrollar una relación con al menos un cuidador principal para que su desarrollo social y emocional se produzca con normalidad.

Los bebés se apegan a los adultos que son sensibles y receptivos a las relaciones sociales con ellos, y que permanecen como cuidadores constantes por algunos meses (desde los seis meses y 2 años de edad). Cuando el bebé comienza a gatear y/o andar, empieza a utilizar las figuras de apego (sus personas conocidas) como base segura para explorar más y regresar de nuevo a ellos.

Apego inseguro

El apego inseguro es aquel en el que el vínculo está contaminando por el miedo. Este se expresa, principalmente, como retraimiento en la relación con otros o emociones confusas, de dependencia y rechazo.

Existen tres tipos de este apego:

Apego inseguro desorganizado: es un tipo de vínculo muy propio de quienes han sufrido abusos en su infancia. Nunca sabían que esperar de quienes tenían la misión de protegerles.

-Apego inseguro ambivalente: la principal característica es la intensidad con la que se viven las contradicciones de una relación. Las personas que lo sufren tienen una gran necesidad de afecto.

-Apego inseguro evitativo: se caracteriza por la dificultad de establecer vínculos cercanos con los demás. Les cuesta reconocer sus propias emociones.

Todas las formas de apego inseguro implican limitaciones, especialmente para la vida afectiva.

Apego seguro

El apego seguro es el que se fomenta en edades tempranas entre padres e hijos, pero que influye en el resto de la vida. Su ausencia podría favorecer la inseguridad y el sufrimiento. Surge como un principio de protección. Como explica el psicólogo Rafael Guerrero, autor del libro “Educación emocional y apego” un niño necesita a sus padres para pode sobrevivir, pero no ocurre a la inversa. Sus progenitores también establecen un vínculo con él, pero sin dependencia  para la supervivencia. Este tipo de apego también favorece la autonomía de los más pequeños, gracias a la seguridad y confianza que les aporta.

Esperamos haberte ayudado a conocer que tipo de apego es el que debe existir con nuestros hijos, y ya sabes, si quieres dejar tu opinión o te ha quedado alguna duda, deja tu comentario aquí debajo.

No Comments

Post A Comment